8 de julio de 2011

¿En qué momento nos quedamos detrás?

Hoy he ido de excursión al Galeón de Manila con el campamento de mis hijas. Ha sido una visita entrañable, llena de retales de un ayer que apenas pisamos y conservamos. Os copiaré algunos relatos del Noticiario del Galeón "En la mar, rumbo a Cádiz 2012".

El Galeón La Pepa 2012, cargado con el espíritu de Cádiz, llega a puerto. 

Atraca...., un barco en el que viajan las libertades, los valores y los derechos que quedaron recogidos en la Constitución de Cádiz de 1812 y que cambiaron el devenir de este país y de sus habitantes. 

Teatro si, teatro no.

¿Había que suspender el teatro en la ciudad durante la Guerra de la Independencia? La respuesta fue "no" y los gaditanos siguieron disfrutando de uno de sus momentos de ocio favoritos.

Alcantarillado y limpieza.

Los cronistas de la época ya presumían del pavimento de Cádiz: hablaban de las calles limpias y bien adoquinadas, todo lo contrario que las de Madrid, de las que decían que eran sucias y que tenían un empedrado pésimo. Cádiz era una de las pocas urbes de España con alcantarillado.

¿Ciudad sitiada?

El mar salvó a Cádiz de morir de hambre durante el asedio francés. Al puerto llegaban, procedentes de América e Inglaterra, barcos cargados de carnes, queso, nueces, café, azúcar, miel, aceite y vino, que mantenían surtidos a sus habitantes. Se da la curiosa circunstancia de que fue una de las pocas veces en la Historia en las que una ciudad sitiada está ampliamente abastecida mientras que los sitiadores -las tropas francesas- pasan hambre y miserias.

Aparecen los cafés

El café fue toda una institución en el Cádiz de 1800. Sus habitantes fueron los primeros españoles en sustituir el chocolate por esta bebida. De ahí toma su nombre un tipo de locales que surgio en la ciudad, pero que no tardaría en extenderse por todo el país. Al café se iba a conversar, a leer la prensa y a jugar al billar. La mujer tenía prohibida la entrada.

Nacimiento de las tertulias.

Las tertulias se popularizaron en Cádiz por la necesidad de los comerciantes de conocerse y relacionarse entre ellos. Son - y ahí está la novedad- reuniones periódicas de ciudadanos, sin distinciones de sexo o edad, en las que se consumía chocolate o café. Dos de las tertulias más concurridas de la época estaban organizadas por mujeres.

Prensa, prensa

A la llegada de las Cortes a Cádiz sólo existía en la ciudad un periódico: "El diario mercantil". Hasta 1814 se crearon casi una decena de cabeceras de distintas ideologías. Destaca el periódico liberal "El conciso" con él nación el periodismo político en España.

Ciudad de Conocimiento

La importancia del libro y la lectura en el Cádiz del siglo XIX queda demostrada con un dato: había veinte librerías y siete imprentas en la ciudad. No existía ninguna biblioteca pública, pero los comerciantes llegaron a tener nutridas colecciones de libros, especialmente extranjeros.

Un viento peligroso

A pesar del constante bombardeo que sufrió Cádiz por parte del enemigo, pocas granadas llegaron a alcanzar la ciudad. La mayoría se quedaban en la bahía. El viento fue una obsesión para los gaditanos, ya que de su dirección dependía el alcance de los proyectiles.

Que la suerte te acompañe

En noviembre de 1812 la junta de Cádiz aprobaba la lotería moderna tal y como hoy la conocemos. El primer gordo recayó sobre el número 9606 y el premio fue de 8.000 pesos.


1 comentario:

ANGELES Y JOSE LUIS dijo...

¿ESTA ES LA SOCIEDAD MODERNA? PUES EN AQUELLA EPOCA ESTOY SEGURO QUE SE VIVIA MEJOR. HOY HAY MAS BORREGOS Y HACE UN PAR DE SIGLOS HABIA MUCHA MAS GENTE CULTA. SALUDOS.