8 de septiembre de 2010

La comprensión

     Comprender es uno de los verbos más difíciles de practicar. Conlleva atesorar virtudes desde pequeñito. A lo lejos y atrás de tu vida está la comprensión lectora, dónde hoy en día tus hijos, nietos, sobrinos refrescan las fábulas con sus moralejas, los cuentos infantiles de monstruos, de princesas y, por qué no, de comidas que hablan, se ponen zancadillas y se visten para la fiesta del baile.
     Recuerdo a Luisa en primero de primaria, "mami las comidas no hablan, !no pueden!, !es imposible!, no me gusta este cuento......es mentira"......tenía razón, era un cuento "tonto" donde la imaginación debía brotar como los manantiales en las montañas y, en su cerebro, eso no es posible. Me asalta en la memoria un día de piscina dónde una peque jugaba con un tenedor de plástico que hacía las veces de peine, ella se empeñaba en decir que aquello estaba mal, que el tenedor no servía para tal uso; le tuvimos que hacer entender que sólo se trataba de un juego simbólico, de que aunque "irreal" se trataba de divertirse, de aprender a través de su imaginación. Pero, ¿quién se encarga de hacerle entender a la otra niña que para ella el juego simbólico es sólo un absurdo?. Pero, ¿por qué debe mi niña cruzar constantemente la línea de "lo establecido" y nadie, o apenas nadie, educa en sentido contrario?
¿Por qué Luisa para "integrarse" debe seguir los pasos como si de un libro de instrucciones se tratase? ¿Por qué la miran y piensan que es una mal educada por decir lo que piensa, incluso cuando su pensamiento en alto es inocente, cierto, real.........?, ¿por qué tengo que enseñarle cómo funcionan socialmente el resto de sus semejantes que son diferentes a ella? ¿por qué debe comprenderte ella a tí y tu no a ella?, ¿por qué debe actuar siguiendo el guión de nuestro día a día?.
     Luisa tiene un sentido de la literalidad aplastante: lo blanco es blanco, lo azul... pues azul, el feo es feo, el pajarito es un pajarito......Al  comenzar la terapia, su logopeda le comentó- "Me ha dicho un pajarito que el otro día fuistes al aqualand....", ella no la dejó terminar cuando respondió "Raquel, los pájaros no hablan". Una a una cada metáfora, cada sentimiento que expreses tendrás que definírselo, por cada comentario usual, común....
-"Luisa, cuando puedas apagas el ordenador y vienes a merendar; !Cuándo puedas!, Luisa te he avisado mil veces y no vienes.
- Mami, me has dicho cuando puedas y yo aún no puedo.
-Luisa, apaga el ordenador ahora y ven a merendar.
_Vale, mami, ahora voy.
Viene".
Se trata de dar bien la orden, de expresarse bien pues quizás dependa de que más allá de nuestras palabras están los dobles sentidos que ella no puede captar. Se trata de hablarle bien, sin divagar. Se trata de que nos adaptemos a ella y no sea ella (que no debemos de olvidar que es la discapacitada social) la que reiteradamente actúe para rozar, sólo rozar nuestros pensamientos, sentimientos, palabras, acciones.... entre otras cosas, porque su nivel de frustación puede ser más intenso que el tuyo o el mío.
Todo versa sobre la comprensión, la interacción, la condescendencia, el entendimiento necesario entre dos personas a las que sólo el respeto y la conservación de la dignidad pueden unirse para que seamos ciudadanos plenos de hecho y no sólo de derecho.
Hoy una pregunta de estadística: ¿cuántos comentarios haceis alegóricamente en un día?.
Yo sólo quiero....seguir comprendiéndola.

6 comentarios:

Antonio Fernández dijo...

"Yo sólo quiero....seguir comprendiéndola." dices, y a fe mía que lo consigues.

¿Cuántas veces me habré preguntado a mí mismo por qué debo adaptarme yo a los demás? ¿por qué no se adaptan los demás a mí? pero el juego es así, no podemos cambiarlo, y hay que acatar las reglas para no ser expulsado.

Llegará el día en que los padres de niños con asperger dejen de hacerse esas preguntas, vuestro día también llegará cuando vuestra hija empiece a moverse sola por la vida, pero mientras tanto será un placer seguir "leyendo" los pensamientos que plasmas aquí.

Saludos.

nuria dijo...

Mª del Mar, te leo y me regocijo de pensar que cada vez tienes más claro el camino adecuado.
En cuanto a la pregunta estadística...ufff...cuántas veces!! son incontables !! De ahí el sufrimiento que le conlleva a Luisa la incomprensión. Porque no lo dudes, eso es lo que le causa sufrimiento; así que aquí estamos, para intentar que sufra lo menos posible.
Luisa tiene la suerte de ser inteligente; su inteligencia le hace cuestionarse todas esas metáforas que no entiende, pero al mismo tiempo sufre de cada incomprensión (como todas las personas inteligentes sufren más que las que no lo son); en la medida en que tú y quienes le queremos y rodeamos le hagamos ese camino más fácil, ella estará mejor. Pero no olvides una cosa, que sé que luchas contra ella a diario: que no te vea sufrir a tí, tú no debes sufrir por ella, sólo transmitirle todo lo que tan bien dice Bucay.
Siempre te lo he dicho: tiempo para ella, tiempo para tí. "Da tu primer paso ahora, no es necesario que veas el camino completo, sólo da tu primer paso, el resto irá apareciendo a medida que camines".

María del Mar dijo...

No, Antonio, no siempre lo consigo, me he llevado demasiado tiempo exigiéndole a mi propia hija cuánto debe de trabajar para "parecerse" a lo que exigen los parámetros de esta sociedad. Como bien dice Nuria (su pedagoga y mi amiga) he luchado "contra ella", pero me he cansado de hacerlo porque en realidad no la beneficia, la perjudica. Este blog ha surgido como terapia, necesitaba expulsar cómo es ella, lo necesito porque ésta es una discapacidad invisible, y al ser tal, no altera ni de lejos la sensibilidad de las gentes. Y me apetece decir abiertamente !Así es mi hija! acéptenla o pasen de largo, ella seguirá trabajando, en parte para entender a "los demás" y para integrarse en sociedad, pero ya está bien de que seais vosotros los que trabajeis el doble. Los "no afectados", los "neurotípicos" también deben convivir con vosotros y han de respetaros tal como sois. Sólo así existirá una sociedad donde sea un gusto vivir.
Te diré que me siento por primera vez en mi vida libre por gritarle a los cuatro vientos sin abrir siquiera mi boca cómo es ella y si, seguiré haciéndolo porque si me beneficia a mí la beneficia a ella.
Esa es la realidad, con cariño, que va, con muchísimo cariño, María del Mar.
P.D.: Nuria, éste es sin duda el primer paso, me encantará descubrir el camino, pues hoy sigue borroso.

concha dijo...

Es una cuestión muy interesante, nos dicen que nuestros hijos tienen que ser como los demás, ¿quienes son los demás? ¿cómo quien en concreto? hay gente de todos tipos y colores ¿ por qué ellos tienen dejar de ser como son ? ¿por qué hay tanta gente que no deja de ser cómo es ?.
Yo tan sólo aspiro a que mi hijo chapurree el idioma neurotìpico, y no vaya por ahí dándose golpes con los muebles emocionales y sociales, más que nada porque el daño se lo lleva él.
Todos conocemos el cuento del patito feo, pero ¿hemos pensado alguna vez en la moraleja? no es " si ahora eres pequeño y sufres por ser diferente, cuando seas mayor serás el más guapo y les darás en los morros a esos estúpidos patos", nonononono....la moraleja es " júntate con los tuyos y serás feliz", entendiendo por los tuyos a la gente que te aprecia y te respeta.
Juntémonos con los nuestros, y a los demás, que les den morcilla....
Qué poco elegante estoy hoy.....
Besitos

María del Mar dijo...

Que va Concha, a tí lo que te sobre precisamente es la elegancia. Jamás me gustó el cuento del patito feo y cada vez, con respeto al autor y a todos los que crecen o crecieron con el, me gusta menos. Mi hija ni es un "pato" bonito ni feo, es como es, y no debería tener más obstáculos para cumplir sus sueños que los que se imponga a sí misma. Como ves está todo conectado, como en la pelicula Avatar, jajajaja, este comentario bien podría ser para el sentido del tacto, jajajaja.
Gracias por pasearte por aquí, qué placer sería conocerte en persona. Desde Cádiz, un besote gordo hacia Madrid, !qué digo uno!, hoy estoy derrochadora, !cuatro, que sean cuatro!, uno para cada uno de tu familia.

María del Mar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.