12 de octubre de 2010

Puertas y ventanas.

La puerta estaba cerrada. ¿Por qué nadie miró hacia la ventana?.
Sin duda, la ventana es más grata, translúcida incluso para las gotas de lluvia. La ventana aparenta ser más frágil empero resiste tormentas, aguaceros y vendavales. Ella, solidaria, te concede entrever el exterior, esclarecer las indecisiones, ensalzar los ánimos y aferrarte al terreno, así... más llano, menos acirabado.

Al esfuerzo de todos durante todos los días y a las ventanas abiertas...

2 comentarios:

ARACELI dijo...

Un día gris... Así ha amanecido el día de hoy... Un día triste para mí y mi familia, recordando este día justo hace un año, la pérdida física de mi abuelo, al que cuidamos hasta el momento de su ida, ya que se fue en los brazos de mis padres. Un día duro, ya que sin querer, mis pensamientos sólo hacen recordar tal día...
Pero como siempre, aquí está Mª del Mar animándonos a salir hacia delante, gracias de nuevo por tus líneas filosóficas, que hacen que piense de otra forma, además de reconfortarme.
Ya estoy deseando que sea jueves, 6 de la tarde, para estar con mi campeona, ella sí que me hace sentirme útil, la que me llena la cara con una sonrisa con tan sólo verla, esa carita tan dulce, niña amable y trabajadora hasta el límite ¿Cómo se coge tanto cariño tan pronto a estos pequeñajos?!! especialmente a Luisa, la que me aporta más de lo que os podéis creer, más de lo que yo pueda aportarle a ella. Me siento feliz cada momento que paso con ella, me olvido de todo, la sesión se centra entre las dos, todo lo que acontece alrededor se escapa, se evade... Es inexplicable.
Gracias Mª del Mar y Ponty por confiar en mí y dejar disfrutar de la compañía, sonrisa y tesón de vuestra pequeña Luisa día a día, Gracias.

María del Mar dijo...

Siento muchísimo vuestro día gris, más vuestra entrega sincera es demasiado humana para ser terrenal.
Gracias por compartir conmigo tu dolor, !funciona!, se vuelve más llevadero Araceli.
No te perderé jamás el rastro, pues las huellas que dejas son demasiado visibles para que se difuminen sin más.
Besos, de los cuatro miembros de esta familia que hemos leído en voz alta tu opinión a esta entrada.