24 de octubre de 2010

La conciencia.

"Las tonalidades azuladas para tí querida Luisa".

¿Exámen de conciencia? recordáis.... ¿Solíais aprobar o suspender? ¿Desde cuándo no lo hacéis?, ¿lo mantenéis?....¿Quedó obsoleto? ¿Os ocupaba tanto tiempo en esta hiperactiva sociedad y os fue difícil conservarlo? ¿Qué pasó, mejor dicho, qué nos está pasando?

Hablando con Nuria, surgió este tema y le comenté esta anécdota: resulta que Sofía en la consulta del pediatra cuando éste iba a examinarla, no se prestaba a que le "hurgaran" los oídos, la garganta; sus manotazos eran....sin comentarios, por lo que muy audaz Bernardo (el pediatra) desistió y Sofía pidió perdón. Bernardo, buen médico y educador (no olvidemos que todos educamos y somos educamos por otros), le contestó "te perdono si me dejas que te mire los oídos"; ella confió sin más en él y tras ello aprendió una norma de conducta "Tras pedir perdón hay que rectificar".

En la almohada residen algo más que los problemas y los proyectos, están las decisiones y acciones del mismo día, unas acertadas, otras equivocadas, pero...., nunca es tarde, de veras, las enmiendas se recomiendan, !ah! se me olvidaba, esta pauta es exclusiva para los que tienen "conciencia".

7 comentarios:

Princesa115 dijo...

Qué linda entrada Mª del Mar!!!
Te confieso que cuando me equivoco suelo pedir perdón, no por ello soy menos persona, ni menos valiosa.
Pedir perdón es algo sublime, natural y ante todo muy humano.
Por otra parte cuando me piden perdón suelo hacer borrón y cuenta nueva. Lo malo es que no todos pensamos así. Eso es una pena porque pueden romperse relaciones amistosas o no tan amistosas por culpa de un orgullo tonto.

Un beso para las tres y buenas noches

María del Mar dijo...

Por supuesto que eres igual de valiosa que el resto de personas Princesa115, yo también cuando me equivoco pido perdón, quizás porque nos sale sin más, como por ejemplo un no creyente dice !Dios mío!, y termina siendo una frase sin significado, pronunciada por costumbre....; a donde yo quería ir es a lo que hay tras el pedir perdón, a lo que realmente implica..., y a las cuestiones que se resolverían, es duro también oir "perdóname", cuándo implícitamente conlleva "pero, no voy a hacer nada para rectificar".

Gracias por tus besos, te mando muchos desde aquí.

Pakiba dijo...

Maria,gracias por tu visita a mi blog, si te viene de gusto. te invito a que te quedes.
Una preciosa historia de dos niñitas fantásticas que te deben llenar de orgullo.

Besos para las tres de tu nueva amiga. Paki desde Barcelona.

Gustavo y Daniel dijo...

Gracias por seguirme.

Os dejo mi última entrada, merece la pena.

http://defrasesvalacosa.blogspot.com/2010/10/el-indomable-will-hunting.html

María del Mar dijo...

Pakiba, intenté quedarme más no me dejó la red, ¿reintentarlo? buena idea, jajajaja. Gracias por pensar así de mi vida, la haces más bella aún.

Es curioso vuestro blog y me aportará bastante. Me invitaron y me colé.

don vito dijo...

Hola María del Mar, eres muy amable, gracias por tus sentidas y ebllas palabras, es un lujo contarcontigo, seguirte, pasa buen martes, besos.

Jovita dijo...

He encontrado este blog a través de uno en común.
De verdad que expresas perfectamente lo que sientes y te apoyo en ello. Hay que ser conscientes. Un abrazo.