14 de abril de 2011

Un poquitín de mi, así me apetece, en plan infantil.

Cuatro generaciones. Dos hermanas y sus hijos.

"No eres más que la educación que te ofrecen y lo que innatamente posees".

Nena y Mari. Mi tía y mi madre.

Ellas construyeron sus personas dándose la mano en cada paso.
Ellas comparten las risas, los pesares, los malos presagios, el dinero, el tiempo, las compras y la vida que individualmente te toca. Todo es brío si te acercas a sus miradas cómplices e inteligentes, todo acompasa suavemente el cálido abrazo del cariño jamás perdido, siempre labrado, nunca interesado. Sus manos son fuertes porque lo son sus mentes.

Existen simbiosis menesteres pues te regalan lecciones, aprendizajes si lo que intentas es amar. No nacerán dos hermanas que desprendan más amor ni que unan tanto. Quizás cuando no estén, el mundo no las eche de menos, yo padeceré sus ausencias toda mi vida. Puede que el hueco que dejen no sea una raíz arrancada, una tierra muerta o exterminada, sus raíces crecieron tanto que unieron generaciones.

Mi madrina, no es mi prima, es aquella hermana mayor que no tuve, es mi refugio infantil y juvenil. Mi madrina no tiene nombre ni aunque se llame Luisa, mi madrina no es más que mi madrina, mi pequeña madrecita como hace tanto la definía. Es una sonrisa y una riña, un abrazo y un enfado, era mía, incluso cuando fue compartida por sus hijas, a las que con doce años conocería.

Mi hermano mayor era quien me daba aquellas cincuenta pesetas que endulzaban mi tarde en el patio de mi casa, era el escudo que apartaba los golpes que los gamberrillos propinaban. Mi hermano es una fuente sabia, quizás algo cansada de esta compleja vida, pero de la que siempre sale agua, agua dulce y potable, agua fresca y sensata.

Mi hermana, la peque, ay, esa es la continuación de las primeras dos hermanas.

Con cariño a mi gente, María del Mar (minutos después del 79 cumpleaños de mi tía Nena).

8 comentarios:

Princesa115 dijo...

Toda una generación de mujeres valientes.
Un beso

Mar dijo...

De tal palo, tal astilla...

Gracias por tu visita, y por tus palabras en mi blog al Capitán y a mí.

Escúchame: cualquier cosa que necesites, cualquiera,... por insignificante que te parezca,... no dudes en acudir a mí. Estoy a tu disposición. Mi correo está en mi perfil.

Un abrazo.

josefina dijo...

Muy bonita esta presentación de tu fámilia. Para mí tambien es mi refugio contar con el amor de mis familiares.
Un beso

nuria dijo...

Se puede elaborar con esta entrada y otras anteriores tu genograma perfectamente, con palabras, nada más bonito, con montones de uniones emocionales que se entrecruzan, mejor dicho se entrelazan.

Todo un relato de sentimientos y amor.

Me maravilla tu capacidad de pasar de la impotencia y rabia a la dulzura más intensa. Aún con asuntos a tu alrededor que puedan hacer que tu interior esté dolido y triste, eres capaz de escribir estas bellas palabras, que desprenden serenidad y dominio de tí misma.

Eres la pera..

DDmx dijo...

Mi madrina es mi abuela, y también es una hermana mayor.

El Drac dijo...

Qué grata es esta entrada, se ve que eres una persona conciente y muy agradecida con los seres que te han servido de asidero y de alegría. Un gran abrazo

Fiaris dijo...

Linda presentación familiar,abrazo

María del Mar dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios, en especial a Mar, por su bagaje y la belleza de su blog.

Nuria, si que es cierto que sobrellevo un dolor hiriente y punzante, pero no es justo que lo reciban mis hijas.

La educación para mí son los cimientos que algún día te harán una persona plena, y para ello, los contratiempos que surjan, deben quedarse en mi persona, no para que me mortifiquen sino para poder solucionarlos. Es duro, muy duro, tener que cerrar muchos frentes a la vez, algún día mi cabeza no de para más, que ocurrirá, pero será tras mucho tiempo, yo mientras tanto, incluso cayéndome y maldiciendo mi mala suerte, me acerco a la buena de la gente que me rodea, me sumerjo en el amor que a diario recibo, y me alimento para poder conseguir mis objetivos. Yo no sé si ocurrirá pero lo que si que sé es que no tiraré la toalla jamás ni aunque mi pensamiento me lo pida, ya cansado del insomnio.

La pera, sois vosotros Princesa, Josefina, Drac, Fiaris y "Espiral", por vuestra presencia tan incondicional.

!Por mi ayuda bloguera!, sois mi terapia, gracias.