5 de mayo de 2013

Senda primaveral

                          

Sabía que hoy podría dolerme el alma al despertarme para luego ser mimada con miradas y palabras, con preguntas sin respuestas, con lavadoras acumuladas que no hacen más que abultar los ratos de plancha, con un paseo, algún ladrido y varias llamadas de teléfono a las que no podré contestar porque estaré ejerciendo de profesora, la comida, el cuarto de baño joder que está sucio, esta estantería quedaría bien en la terraza, dónde meto las bicis, coger cita con el médico, necesito medicinas para la migraña, la alergia,......, pensar en mañana lunes,  paso, no pienso, sigo adelante, yo puedo! A la mayor he de llevarla al dermatólogo, noooo, otro médico más no por favor. Mis dolores de cadera han desaparecido y han vuelto los del hombro (sabes tu que los echaba de menos), aun por aquí ellas duermen, a mí las hormonas no me dejaron descansar, jó.

Ayer besé a mi madre y dupliqué los registros de cariño, aunque ella se quejara :) y me hiciera sentirme una chiquilla que no paraba de curiosear el móvil (qué flipe, quién volviese!). Esta escasez de tiempo...

Hoy dicen que celebramos el día de las mamis y a mí que estas cosas como que no me van mucho (quizás sea por eso), no espero gran cosa, ni tan siquiera sorprenderme, jeje. 

Llevo ya varias horas despierta y ni tan siquiera he acudido a la ventana, no he subido las persianas, aun no he lavado la ropa de la que os hablaba, me he tomado varios cafés y me he fumado unos cuantos cigarros, he acariciado a mi perra y jugado a un juego muy muy adictivo al que voy a terminar abandonando. Digamos que estoy de domingo sin planes y rutinario y que si el cielo está despejado lo viviré con ellas y si está encapotado pues también, pero sólo cuando me inviten esas miradas matutinas ;)

Feliz día a tod@s.