9 de febrero de 2013

Buenos días.

Sonríe, porque conjugarás un verbo rico en matices templados, con un alto grado de colores relajantes que penetraran en los olfatos más cercanos convirtiendo sus miedos en sonrisas.

Sonríe, porque debilitarás al cansancio con tu ánimo e invitarás a la mañana a que se ponga las pilas. Sonríe porque no es amargo hacerlo ni ante la desdicha, ni ante el fracaso ni la agonía. Hazlo aunque en ti se esconda arrinconada y medio dormida esa sencilla sonrisa.

Buenos días ;)


3 comentarios:

Pakiba dijo...

sonriendo te doy las buenas tardes.

Alicia Ferrándiz Quesada dijo...

Estupendo blog, sugerentes reflexiones....
Qué menos que felicitarte y desearte felicidad para continuar...

Saudades8 dijo...

Sonrío por llegar a este rincón, sonrío aunque la vida no me de motivos pero los invento, sonrío y sueño, sueño y vivo.

Una sonrisa alimenta el espíritu y acaricia a los demas.

Te dejo una sonrisa.