16 de diciembre de 2011

Sin saber qué decir.

No ha debido ser fácil contener mis brazos soñadores y rebeldes, ajenos a la realidad que vivías y hambrientos de jugueteos y ...; y esa tiranía infantil que desmontabas con risas se esfumó de un soplo maldito de madurez y .... !Ay Dios mío!, madre mía, déjame ser egoísta en este injusto día y aliéntame con tus manos cálidas, deja que repose el perfil de mi rostro en tu añorado regazo. Olvida a tus hijos, sé sólo mía este día, oh madre !cuánto te quiero!

Pierdo una lágrima si te sueño y regateo un beso. A veces sólo quiero parar en seco y dejarme llevar por lo dormido que acaba, pero no puedo y mientras lo planteo llego al no quiero y al puedo... Y es un círculo angustioso esta absurda vida que continúa para consumar un día.

----------------------------

Parece como si no hubiese nunca llorado o reído, es como si no sintiese el frío que acusan a mis amoratados dedos, miro al infinito despreciando las primeras capas de seres, los primeros planos con vida, sin que suene el viento en mi abrigo, como si hubiese nacido por primera vez un cielo nublado, encapotado y gris donde muere el mar, le observo desafiando sentir una emoción y no.

No hay amor en mí, dónde y cuándo se marchó. Quizás no amé y fingí amar para saciar aquella carencia,  aquella parcela puerilmente recompensada con rutina y dominio. Tantos años acariciando una mentira, un inventado sueño.

--------------------------------
    

2 comentarios:

Pakiba dijo...

Es muy bonito y el video tambien, pero no va contigo, tu desprendes tanto amor que no te cabe en el pecho.

Besos guapa.

María del Mar dijo...

Jajajaja, Pakiba eres un bálsamo para mis oídos.

Muchos besitos.