13 de diciembre de 2011

Cansando al corazón.

ES esta luna recostada en mi espalda; debe brillar tanto y estar creciendo pues noto que se recalienta y que pesa. No la veo ni aún girándome y pienso en ella mientras intento rozarla al vestirme, es imposible jalarle y atraerla al frente, si me mostrara su color quizás mis nubarrones se esfumarían, quién sabe,... 

Vamos re-escribiendo genes desde que usamos la razón, vamos dotándolos de esperanza y descifrando códigos encriptados. 

Despiertos con ojos de gatos vamos fotografiando las imágenes más impactantes y con los ojos tristes de un perro las asimilamos. Vamos cerrando los ojos al inspirar el olor de las rosas perecederas y afinando los oídos a los susurros más lejanos.

Vamos cansando al corazón para regocijarlo en el instante en que ve a la luna y se le marcha de su espalda manchándola, marcándola de sufrimiento al lado de un montón de trastos mal colocados.


2 comentarios:

Pakiba dijo...

Hola preciosa, cansamos el corazón de tanto usarlo,pero que bonito es gastarlo derrochando todo el amor que llevamos dentro como tu lo haces.

Un beso tan grande como tu corazón.

bichoraro dijo...

pues eso como dice la canción lo bueno y lo malo...
un abrazo preciosa.