28 de noviembre de 2010

La crítica.

No han transcurridos tantos inviernos, son sólo ocho los abrigos que te han protegido.

Con el ritmo marcado, ni más rápido ni más lento, me vas enseñando qué debo aprender:

  • sin prisas, esa la llevo aprendida.
  • sin dobles sentidos: !cúanto cuesta! "Mami, ¿vamos a ir a Sierra Nevada?".... "si, si en eso estaba pensando yo, mañana", "Bien, mañana nos vamos a Sierra Nevada" "No, Luisa, cariño, no he querido decir eso, me he equivocado" "Mami tu siempre te equivocas hablando" "Si Luisa hablo tan rápido que a veces me equivoco"......(eso ocurre en el mejor de los casos, que lo resolvemos hablando). En otros "Mami, tu has dicho que vamos a ir a Sierra Nevada, ¿por qué no vamos?", llorando, refunfuñando, protestando, gritando....., y yo que reconozco la causa y el efecto, ¿por qué no la evito? ¿qué saturación me bloquea?.
  • y, aunque existen más situaciones en las que me debo educar, ahora me preocupa la crítica.
La crítica la sitia entre paredones ruinosos, la cerca de temores juiciosos que la agitan y.... qué inútil resultan ya las palabras para desenmarañar las expresiones que la han bloqueado, mejor luego creamos un cuento, donde otra niña es la protagonista y hace lo mismo, ella se ve reflejada y corrige, si puede su conducta o aquello que hemos criticado. No hace tanto le escribí este humilde cuento:

Querida Luisa:
    
No des zapatazos, tu eres una niña grande, ya tienes 7 años de edad y eres comprensiva y buena. Es de mala educación dar golpes al suelo con los pies. Puedes relajarte, respirando profundo.

Tampoco des patadas a los bancos, mesas y demás muebles, no te conviene hacerlo porque puedes hacerte mucho daño. Si eso ocurre tendremos papa y yo que llevarte al hospital a que te pongan un yeso en la pierna.
Tendrás que estar sentada, con la pierna en alto y eso no te gustará cariño. Será incómodo, doloroso y molesto.

Cuídate Luisa porque te queremos.

Algo similar pero más pedagógico y adecuado a la atención en clase es lo que le están trabajando a Luisa en Logoeduca, y !funciona!, vaya si funciona. También tengo que comentaros algo del trabajo que están haciendo en su cole. Luisa sale contenta, feliz, me va contando cosas. El otro día su profesora María Antonia la reforzó positivamente a través de su grafía, no os podéis imaginar cómo la ha mejorado, pero lo mejor fue como su profesora hizo que sus compañeros la felicitaran. Ella se sintió GRANDE, María Antonia transformó una simple tarea en un momento inolvidable para Luisa, y eso vale cada segundo en oro, y cuánto menos merece un reconocimiento a su experiencia e interés. La preocupación y el trabajo de su tutora es un porcentaje muy alto de su inclusión en esta sociedad. Ella es un "recurso" preocupado y ocupado en el día a día.

Gracias.





"Deseo que todos podamos ver un día bonito sin que nadie tenga que ponernos esta canción".

26 de noviembre de 2010

Justo al lado, ni arriba ni abajo.

Buenas tardes-noches, pues bien difícil es conceptuarlo cuando pasas del umbral luminoso a otro oscurecido casi deseoso de un invierno que se acerca. Pues eso, buenas tardes-noches pantallita amiga, que me disponía a desvelarte unas cosillas, pero me han venido otras a esta cabecita proclive siempre al digo y al Diego y del resulta te cuento....

...que por tener de sobra tengo unas "alhajitas" centelleantes que me "usan" con buen uso y gusto de pañuelo de lágrimas, que me perturban, aunque me agrada, mi día a día programado, que me hacen reir, lloriquear. Con ellas voy a hablar con los Reyes Magos para contarles cómo se han portado nuestros hijos, con ellas me tomo el café incluso a deshora, porque se tercia, apetece, bien caliente, en casa, con dos de azúcar y leche condensada. Con ellas voy creciendo o decreciendo en juventud, según se mire, con ellas el final de mes es motivo de risa, porque todas andamos "cortitas", quitando de allí poniendo aquí, haciendo cuentas, para la Nancy llega, para la Nintendo, ayyyy, y si le escribo una carta de los Reyes dirigida a Sofía diciéndole que si se acuerda del día en que...., que por eso no viene el Go go Hamster, en fin.
Con ellas hallamos soluciones fáciles a problemas complejos, con ellas la vida es más llevadera, más real, humilde pero muy sincera.

Con ellas sueño todas las semanas "¿qué haremos cuándo nos toque la primitiva?, y si pusiéramos la grabadora comprobaríamos que siempre respondemos lo mismo: "A los maridos los quitamos de trabajar para que se queden con los niños, y nosotras nos vamos al Caribe, luego ya hablaremos", jajajjaa.

Con ellas si, porque somos un buen equipo, porque cuando no están "ellos" para suplir nuestras obligaciones estamos entre nosotras,  porque entre nosotras los niños no están acogidos sino atendidos; porque no existen apretones ni grandes distanciamientos, porque una u otra te aporta equilibrio en la secuencia del día, la justa, la que necesitas.



A la amistad, no por la tristeza que pueda llegar a transmitir, sino por la belleza, simpleza y leal letra. Porque !somos felices! y seguiremos siéndolo sumergidas en nuestras riquezas y nuestras miserias....

21 de noviembre de 2010

Baile de Ilusiones.

He estado en dos conciertos de Fito, jamás he ido a alguno de Ariel Rot, daría, uffffffff, por bailar esta canción con ellos dos en directo. Porque la vida es un sueño y los sueños sueños son.

A bailar, que la música no pare, nunca.

20 de noviembre de 2010

La bifurcación (III).

Beethoven - Fur Elise

Esos meses me fueron arrancados a mis veintitantos, fueron traumáticos y me desposeyeron de discernimiento, de clarividencia. Todo dejó de ser tal cuál era, jamás antes me destrozaron por dentro y por fuera, jamás me habían despojado tanto de tanto. Tanto fué lo que encerré en una parcela muda alojada en el pecho que aún hoy me sobresaltan...

...esas frases detestables, desmedidas, injustas y mediocres algunas noches, algunas madrugadas me revuelven las entrañas, me estremecen y me enfrentan de nuevo al punto de partida con imperiosa necesidad de tener al psicólogo frente a mí y contestarle, contestarle, reprenderle, enfurecerme por su dureza, por sus ejemplos mentirosos e hirientes que me destrozaron, que me impidieron mirar a mi hija y sonreirle sin lágrimas; esas noches lo dejaría todo por buscarle y plantarme ante sus narices a recriminarle un por qué a.... "tu hija es como un ser de otro planeta llegado a la Tierra, que no te entiende, a quién ni le duele lo que a tí te duele....", y por más que yo buscaba su mirada y me miraba y me sonreía, por más que yo no veía cuántas cosas me decía, el insistía, ante un ¿pero, mi hija no es así? fué si cabe más inhumano al pronunciar "es como una vela que se está apagando"...
Hubieron más frases, más frío apretado, aún recapitulo la tonalidad de su voz alzada al formular la pregunta ¿pero qué esperabas viniendo aquí?, por algo estáis aquí.

Salvador Repeto me robó paz.

Y, entre tanto, yo forjaba mi relación con Irene. Una relación compleja. A los cinco meses de acudir a la estimulación temprana, y, entre otras razones porque a mi hija la estimulaba una psicóloga con depresión que faltaba a sus sesiones y ni nos avisaba, decidí cambiar de aires, cubrir bien sus necesidades, sin miedos "tiré palante" intentando, sólo intentando observar síntomas y trabajarlos.

Irene y yo nos reencontramos a principios de octubre en piscina, su hija Natalia, días menor que mi segunda hija Sofía se habían hecho amigas y en el vestuario Natalia le comentó a su madre mira mami esa es mi amiga Sofía, y luego escuchó Luisa y entrecortadamente pronunció !María del Mar!.........!Irene!, no puedo creérmelo, Dios qué de tiempo.

Antes os comenté que nuestra relación era compleja. Yo no lograba entender cómo podía "hablar sin complejos", sin dudas, tan convencida de si misma, tan segura de sus palabras, no la descifré jamás. Yo apenas hablaba, me limita a escucharla, es como si hubiese dado el futuro por acontecido, aún hoy lo sigue haciendo.

Hará unos días hablamos un poquillo, Luis tiene autismo moderado, comprende bastante el lenguaje oral apoyado con algunos signos, no habla, eso ha quedado pendiente, sigue teniendo su misma carita aniñada y es guapísimo, y así conversando logré hablarle ....

"Lo de Luis es más fácil y más complejo a la vez, es más fácil porque siempre anda feliz y más complejo porque se acerca menos a lo social. Luisa se frusta cuando no lo consigue, cuando no es respetada; hace lo que se espera que debe hacer cualquier niña de su edad pero sólo rozando la frontera impuesta. Quizás algún día sus oportunidades sean más, quizás llegue a meta, a su meta."

Hoy me interrogo en silencio cuando reaparecen noches enervadas cuánto daño he sido capaz de hacerle a mi propia hija, fruto de mi vida, al anteponer mi dolor al vivir de sus días, me hubiese ayudado que fuese otra persona quien determinara el diagnóstico, debí ser lo suficiente madura para tomármelo de otra forma.... Aún sigo aprendiendo de mis seres queridos, de mis hijas, de mi marido, de mi madre, de mi hermana, de Nuria, de Maribel, aún continúo educándome para controlar mis sentimientos, mis impulsos. Aún cometo errores con Luisa y con Sofia, pero también me han enseñado a comprenderme a mí misma, Nuria el otro día me afirmó que quién reconoce el error no tiene el problema porque es consciente y logrará rectificar, el dilema se halla cuándo el autor no tiene vista y deja de contemplarlo como tal y..........

Hoy me siento afortunada por haber seguido mi instinto, no me apena la etiqueta, la considero parte de la personalidad inherente a mi hija. No me arrepiento de mi experiencia en APNA, me enseñó el camino que no se debe tomar y no es que allí trabajen mal, de oídas sé que lo manejan genial, también capté que la reclusión no suele ser sana y que cada cuál tiene una interpretación distinta de una misma visión, que todos tenemos derechos, que algunos profesionales no lo son tanto cuando encuentran su silla y se quedan sentados y que sentir miedo da pánico pero que también es de humanos.


La bifurcación (II).

Wiener Philharmoniker, Carlos Kleiber , Beethoven Symphonies 5 & 7 (DG 447 400 , 2)

Los días amanecían todos los días pero mis persianas no terminaban de permanecer arriba, la luz natural me punzaba los ojos, la artificial me agradaba porque me refugiaba entre paredes y predecían la oscuridad que en horas habría y el día perdería, se iría, le despediría.

Pasé, polulé sin risa, sin fuerzas ni apetencia de vida durante no sé cuánto tiempo, lo único que hacía era seguir mi rutina previamente establecida y amontonar datos, más datos, más miedos, más "mierda" en mi cabeza, caótica y trastornada iba inconscientemente tomando decisiones.

La estimulación temprana de Luisa fue la primera de muchas. Y se la ofrecimos en el mismo lugar donde ya la habían etiquetado para toda su vida. Allí realmente coincidí durante cinco meses con Irene, allí la comprendí, allí en la misma sala donde todo una mañana fue subrrealista, donde se transformaron mis sentidos y se agudizaron incoando un camino digno y duro. Allí ví a personas autistas profundas escapándose de su residencia para tirar todo tipo de objetos por los muros mientras diluviaba, mi desesperación aumentaba al no encontrar a los cuidadores, que a veces salían otras ni se percataban, allí desde una barrera les gritaba que entraran, no sé cuántas mañanas lluviosas de enero y febrero les avisé, mis ojos se lamentaban y mi angustia aumentaba hasta que acababa la sesión de mi hija y corría, corría, no sé si poseía paraguas, sólo sé que en el coche me sentía lejos, a salvo de un mundo distinto y la abrazaba, abrazaba con fuerza a Luisa antes de colocarle el cinturón. Al arrancar el coche las emociones cobraban niveles aceptables para iniciar la marcha hacia Cádiz, hacia la Escuela Infantil Pekes donde mi hija aprendía a socializar, a leer, a hacer grafías, a dibujar, allí si sentía que aquello la beneficiaría, luego iba a San Fernando a trabajar.

Luisa daba sus sesiones en APNA (asociación de padres de niños autistas) a primera hora de la mañana, un cuarto de hora antes de que acabara solía llegar Irene con su hijo Luis.

Irene y yo hicimos buenas migas....., aunque una mañana, trazamos una bifurcación paralela.

Continuará...

19 de noviembre de 2010

La bifurcación (I).

02 Sonata in C sharp minor op.27,2 - Moonlight Sonata - I. Adagio sostenuto

Os contaré una historia que comenzó como todas, hueca; una historia que dos mujeres han ido rellenando a lo largo de seis años y continúan haciéndolo, porque las mejores historias no son las más felices, son las más trabajosas, las más luchadas:
(I)
Irene y yo nos conocimos a finales de noviembre de 2003 en una sala de espera de la Asociación de Autismo de Cádiz situada en Las Canteras (Puerto Real). Ambas llevábamos de la mano a nuestros hijos, de la mano, eso es sólo un decir, los niños correteaban, jugaban, iban cada uno a lo suyo, pero, ¿qué le puedes pedir a dos niños que pronto cumplirían tres añitos?.
La sala en sí no era fría, al contrario acogía, el frío no lo transmitía el ambiente, lo desprendíamos nosotras, probablemente desde la contradicción existente en ¿para qué estamos aquí si....?, en fin, esa era más bien mi vocecilla que la suya; la mía me susurralla constantemente que ese no era el lugar adecuado, Irene en cambio, bien sabía ya del diagnóstico que pronto le darían sobre la sintomatología de su hijo Luis.
Irene me desconcertaba por minutos, me argumentaba sin cesar las razones por la cuál le dirían que su hijo era autista, su expresión me confirmaba lo asumido que lo tenía por lo que llegué a la conclusión de que poseía una coraza para no autoaflagelarse que ni siquiera le permitía sentir dolor, pérdida, rabia o impotencia, o que ya llevaba muchos meses padeciéndolos, quizás notó sus diferencias cuando tenía Luis sólo meses, quizás esa etapa no se la saltó, pensé, quizás la gobernó hasta que su extenuación le hizo claudicar, y ya sin fuerzas comenzó a indagar, a informarse, a ayudar a Luis y a sí misma y, quizás sólo entonces fué cuando la conocí yo.

Recuerdo perfectamente su observación penetrante hacia cualquier movimiento o palabra que pronunciaba mi hija, en pocos minutos incluso se atrevió a emitir un diagnóstico de un síndrome que yo no conocía, !hay tantos! respondí, tras un ¿y eso qué es?, para seros precisa dijo ¿ella que es Rett?, Rett, ni siquiera sabía cómo se deletreaba correctamente, pero su rotundidad me hizo ir por la tarde aceleradamente hacia la sección de libros de un conocido centro comercial a buscar algo relacionado con sugerido síndrome.

Mientras tanto ella quedaba en la sala aguardando a que saliéramos de hablar con el psicólogo clínico, por primera vez en mi vida pondré su nombre en un sustituto del papel pero eso será más adelante,  con un diagnóstico de Síndrome de Asperger, síndrome que ni siquiera los que lo padecen, sus familiares, ni los profesionales logran pronunciar adecuadamente y admite distintas posiciones de la sílaba tónica (claro mi niña en tercero de primaria, gracias Luisa por esta aportación).  Irene, me intimidó con su mirada buscando en mis labios una etiqueta para Luisa, al no proporcionársela por voluntad propia preguntó y respondí sin más, pues su diagnóstico no importaba, por más que me alejaba de la sala hacia la puerta, de la puerta al pasillo, otra puerta, aire, coche, vámonos de aquí. Recuerdo no gritar, ni hablar, sólo brotaban lágrimas, estaba en shock, conmocionada, retumbaban demasiadas frases en mi oprimido cerebro bloqueado, sacudido, alterado.

Esa tarde ojeé dos síndromes, muchos libros, compré, devoré cada página, buscando similitudes que me ayudaron a comprender qué pasaba, contraté la conexión a internet en casa para alimentar mi desprecio al juicio clínico, para alimentar mi dolor, mi ira, mi desgracia....; aquella noche no sé si fue larga o corta, sé que leí y releí lo ya leído, que mojé páginas y las impregné de mi adn y que al día siguiente y sin dormir me puse el mimeta, hice el petate, la mochila de Luisa, la dejé en el colegio tan feliz como siempre, luego sin saber qué decir aparqué mi coche en la plaza de siempre, formé con mi sección, sin compañía subí las escaleras hasta mi oficina, y que allí mis jefes con rostros desencajados me dijeron dinos qué necesitas, tranquila María del Mar, tranquila.

Continuará...

16 de noviembre de 2010

Cinco vidas desde cero.

Vacunado de mí está el "cambio", por más que lo persigo, se escabulle, por más que lo azuzo con ingenio me elude. Voy detrás de él en celo sin recelo, ilusionándome, desilusionándome.

Creo que soy "no definida" por no autollamarme "gafe", atraigo lo complejo, lo desigual... tengo cierto apego por lo idílico posible pero se torna imposible sin complejos, sin remedio; entonces me retuerzo y me estiro para conseguirlo con más ahinco, con más esmero, pero.... no llego, nunca llego.

!Si yo no creo en el cambio!, pero entonces ¿qué tengo entre mis manos?, ¿cómo es?.... escurridizo, acuoso, gelatinoso, pregunto; ¿qué es? que no conozco su forma ni su tamaño, sólo sé de su existencia porque es tan real como urgente, !si son quizás dos papeles!, eso y una pizca de suerte.

La pregunta del millón: ¿alguién sabe de qué versa el post?, jajajaja.
¿significa algo para vosotros?

Besitos.

13 de noviembre de 2010

11 de noviembre de 2010

La indiferencia a veces nos sanea.

mercedes sosa - todo cambia

Hará unos años jamás me hubiese planteado la posibilidad de que yo sintiese indiferencia por otras personas (reléase bien "personas" como las que te deberían de importar). Y, para seros franca, o si no apagamos y nos vamos, mirando hacia atrás, que es cómo podemos cerciorarnos de nuestra trayectoria y continuar, veo que he sido capaz de sentirla entre pecho y espalda, de ser consciente de su existencia y..., no me apeno, no me lastima, no me da miedo, e incluso me alegra.

Me alegra porque la comunicación con ellas era hiriente, porque atacaban a los puntos flacos, porque alardeaban mientras mentían y voceraban cuando yo callaba.

Hoy me levanté con esa sensación de: !no me hacéis falta!, ni para bien ni para mal, y aunque sea triste la situación pues otro calificativo no cabe, es la mejor opción de las dos viables.

Todo ello fue progresivo no repentino ni traumático, cosa que me enorgullece. Ya no me importan, es cierto, pero sigo queriéndoles y deseándoles lo mejor. Cuando me llegan noticias malas de ellas me entristecen, si llegan buenas me complancen. No les guardo rencor, ni rabia, ni siquiera me planteo: ¿por qué no pude decirles ésto o lo otro?; nada, nada de nada. Y así he conseguido no padecer impotencia y lo más importante, no transmitírsela a mi familia.

Sólo le pido a "Dios" no pasar por esta vida indiferente de las pequeñas importantes cosas...., como diría mejor el lirismo de Mercedes Sosa, de las "otras"..... bahhh.

Un beso.

9 de noviembre de 2010

Lo que queda en medio.

¿Habéis frenado alguna vez el impulso de embalarse cuando vuestro pie patoso, firmemente y pesado aceleraba? ¿Sabéis de la contracción opresora de vuestro único cuerpo, de su alarma ansiosa de aire, de frío y fresco aire vaporoso de un aliento desalentado?. Duele, eh!

Pues en medio de la celeridad y la inmovilización queda algo que pasa siempre desapercibido, y no es más que la defensa de la vida defendiéndose a sí misma, la creencia en la esperanza, la conciencia de lo vital y brioso, que no es poco, que no es poco.

La saturación nos harta, al igual que la ausencia de deberes nos deprime. Pero, ¿qué queda en medio?.
El dolor nos retuerce y la felicidad es efímera. Pero, ¿qué puente hay que atravesar?, ¿creéis que no pueden estar unidas?.

Para desmitificar el convencimiento de que dolor y felicidad son antónimos, os dejaré con una conferencia que seguramente habréis oído, visto..... o no, pero que refrescarla nos ayuda, estoy segura.


8 de noviembre de 2010

Para ver a sus hijos despiertos.

15 - Ismael Serrano - Balance

La vida está plagada de carriles, autovías y autopistas.

Hará ya bastantes años, en aquella carretera había un sólo carril, en ocasiones la maniobra de adelantamiento podía ser un acto insensato, más no importaba. En cuantiosas ocasiones, la noche y una tromba de agua le hacían afinar la vista, sujetar con ahínco sus manos al volante y notar como se le endurecía su espalda reteniendo la tensión, ésta se acumulaba. Otras tardes-noches eran menos gélidas y también llegaban las calurosas, las sudadas en aquellos vehículos sin aire acondicionado que le sofocaban. Pero existía algo en común en todas ellas, llegar a tiempo para verlos despiertos, para contarle el cuento a sus hijos.

Ahora se transformó su etapa, sus hijos crecieron, su trabajo le engrandece y hasta las carencias le sobran, ya no le son necesarias, porque tal cuál es, más bella no puede ser.

Y cuando la veas, la mires, la observes tan MUJER, no es que te equivoques, es que lo es.

P.D.: A las madres, que trabajan dentro o dentro y fuera. A ellas.

5 de noviembre de 2010

Y todo está en la sangre...

...la furia, la cólera, la debilidad, la cansera, la zozobra, la congoja, !ay!, y todas ellas abigarradas con la serenidad, la placidez, la fortaleza, la voluntad, la entereza. Cuántas féminas emociones conmocionan nuestra mente, nuestro cuerpo, a diario, ilusionándonos, contrariándonos, frustrándonos, alentándonos...

Todas las sentimos todos, algunos suerte tienen de notarlas por largos períodos casi de una en una, con equilibrio, estabilidad y contrapeso, otros en cambio las saborean entremezcladas,  amargas y dulces; superpuestas, como anillos olímpicos ; impuestas, sin posibilidad de escabullirse y sin tiempo de adaptación entre ambas.

Y el cúmulo de emociones, así, naturales, humanas y desmitificadas rompen la armonía del juicio propio provocando en nuestro organismo un sin fin de afecciones. Nuestro cuerpo, sabio, terrenal y perecedero se defiende buscando rutas por sus venas para poder respirar y se defiende de lo que no entiende, de lo ajeno, de lo impuesto, de la sobrecarga en general....

Pero aunque pensemos !qué duro!, !no puedo más!, já...., siempre hay alguién que te aporta la simetría justa, ecuánime que tu ser necesita; cuando mi "alma" se satura, llegan ellos, los que realmente quiero y ..... The end.
P.D.: Sofía está mejor y sobrellevando muy bien su dolencia "pupera". Al día siguiente yo caí enferma y para mí enfermar es un "lujo" que no puedo permitirme, pero me voy sobreponiendo. Gracias, muchas, a los que me han ayudado con mis hijas en estos largos días.


"A mi marido, por su esfuerzo y a la presencia de mi madre; "bendita" sea por siempre su mirada, su palabra... y eterno su beso en mi mejilla y su mano en mi pelo..., sin palabras".

1 de noviembre de 2010

Pesadilla antes de Navidad.

Es ese el título de una de las películas que más nos fascina en casa. Prendamos nos quedamos, en cualquier época del año, del error de Jack al secuestrar a Papa Noel y cómo Sally, "remendada" y sumamente inteligente es consciente de las consecuencias.....
Aquí mis hijas "metidas" en el papel del reino de Halloweentown, pasan otra hoja en el calendario y me introducen poco a poco en su mágico mundo de la cuenta atrás hacia la Navidad; sus navidades vistas desde sus ojos, !qué distintas a las nuestras!, uffff, menos mal.....



Feliz noviembre de 2010 a tod@s de María del Mar.

Gracias....

isreal kamamawiwo'ole - meet joe black - somewhere over the rainbow

"En alguna parte sobre el arco iris,
en lo más alto
y en los sueños que soñastes
una vez con una canción de cuna.
En alguna parte sobre el arco iris,
pájaros vuelan,
los sueños que tuviste se vuelven realidad.

Algún día pediré un deseo estando sobre una estrella,
despertaré donde las nubes estén lejos,
lejos de mí,
donde los problemas se derriten como gotas de limón,
muy por encima de lo alto de las chimeneas,
ahí es dónde me encontrarás...
En alguna parte sobre el arco iris,
azulejos vuelan,
y desafías un sueño,
oh, ¿por qué no?, oh, ¿por qué no puedo yo?.

Veo los árboles verdes, las rosas rojas también,
las veo florecer para tí y para mí,
y me digo a mí mismo,
que mundo más maravilloso...
veo el cielo azul y las nubes blancas,
el bendito brillo del día, me gusta la noche,
y me digo a mí mismo:
qué mundo tan hermoso.
Los colores del arco iris se ven hermosos en el cielo,
lo están también en las caras de las gentes que pasan,
veo a personas saludándose y preguntándose ¿cómo te va?
en verdad están diciéndose Te quiero.
Escucho a los niños llorar, los veo crecer,
ellos aprenderán más de lo que yo nunca sabré,
y me digo a mí mismo:
¿qué mundo más maravilloso?

Algún día pediré un deseo estando sobre una estrella,
despertaré donde las nubes estén lejos,
lejos de mí,
donde los problemas se derriten como gotas de limón,
muy por encima de lo alto de las chimeneas,
ahí es dónde me encontrarás...
En alguna parte sobre el arco iris,
azulejos vuelan,
y desafías un sueño,
oh, ¿por qué no?, oh, ¿por qué no puedo yo?....."

!5.000 visitas! .... demuestran que nos entendemos. Significan para mí que somos conscientes de lo poco que cambiaremos nuestro mundo cuando acabemos, pero que incluso así, merece la pena intentarlo......; estáis en mi vida.
Gracias..............,muchas, muchas.